“LO QUE UN PAPÁ CRISTIANO SABE”

Estándar

Padre nuestro que estás en el cielo.- Sabe que tiene un Padre celestial, que nunca lo dejará, que nunca le abandonará, que siempre estará a su lado. Solamente debe invocarlo con fe y esperar en Él y de Él, todo bien.

Santificado sea tu nombre.- Un papá sabe alabar a Dios y dialoga con Él en todo momento, dedica un tiempo exclusivo para la reunión de amor con su Padre Celestial.

Venga tu reino.- Sabe que es necesario vivir en la tierra, en su familia, el reino de Dios, es decir un ambiente de paz, alegría, solidaridad, compromiso, fe, amor, esperanza, perdón, prosperidad, entre otras características; y pide a su Padre Dios que venga ese reino.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.-  Sabe ser dócil a la voluntad de Dios, porque dicha voluntad, siempre será mejor que la del hombre, y como hijo obediente y bueno, busca agradarlo, consentirlo y ser santo; ya que esa es la voluntad de Padre Dios.

Danos hoy el pan de cada día.- Sabe perfectamente que de Él viene todo bien y no se afana por el mañana, al contrario, descansa en su Creador, en su Padre. Vive cada día trabajando por el reino de Dios y su justicia, pues conoce que todo lo demás le vendrá por añadidura.

Perdona nuestras ofensas.- Sabe que a pesar de sus errores y limitaciones, tiene a un Padre que lo perdonará siempre y con ese perdón cobrará fuerzas para no volver a ofenderle, a pecar, a faltar a su amor. Busca siempre ser mejor.

Como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.- Sabe que si su Padre Dios le perdona, así también él, debe perdonar a sus agresores, y vivir en paz con los demás. Porque solamente recibiendo es que se puede dar. Si se recibe el perdón de Dios de forma gratuita y rápida, de la misma manera dará dicho perdón al que le ofende.

No nos dejes caer en tentación.- Sabe que su Padre Dios le protege y con mucha fe solicita su ayuda para no caer en el pecado, se aleja de todo tipo de tentación y busca siempre lo que es bueno, lo que le agrada a su Padre, lo santo, lo puro, lo honesto.

Líbranos del mal.- Por último sabe que su Padre es Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente, por lo tanto tiene el poder de librarlo de todo mal: tristeza, dolor, angustia, soledad, melancolía, orgullo, envidia, mentira, infidelidad, soberbia, glotonería, pereza, supersticiones, brujerías, etc. Pues su Padre Dios derrotó al mal y al maligno. No hay demonio que le pueda hacer daño. Su Padre es un Padre protector.

¡¡¡¡Qué más Papá podemos pedir!!!!!

¡Feliz día del Padre! en este año a todos los padres y que la bendición de Dios, siempre sea en ustedes.

Mgs. Jaime Castellanos

 

 “FAMILIA Y TRABAJO”

Estándar

La familia es: La célula vital de la sociedad humana; El núcleo de la sociedad; En donde se aprenden los conocimientos básicos para la vida; El lugar donde se aprende a amar a Dios y al prójimo; La cuna de la vida y del amor. Una comunidad en donde también se aprende a trabajar para servir.

La Familia a ejemplo de Dios debe ser una comunidad de amor en donde todos apoyan, aportan, ayudan, trabajan para el bien común. Los padres y las madres de familia deben inculcar en los hij@s la laboriosidad, delegando funciones en los quehaceres domésticos como: barrer, lavar platos y ropa, arreglar los dormitorios, aprender a cocinar y servir, entre otras actividades que permitirán desarrollar en los hij@s actitudes positivas y de solidaridad.

El trabajo es una bendición de Dios y Dios es ejemplo de trabajo, pues: “Dijo Dios: <Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra,..>” Gén. 1, 26 (Biblia Jerusalen); y sigue trabajando en el mundo y la humanidad, en su plan de salvación.

 Para que el trabajo sea una bendición de Dios debemos tener o practicar ciertos valores que a la larga deben convertirse en hábitos o actitudes. Te presento cuatro actitudes frente al trabajo que en lo particular me han ayudado en mi vida laboral.

 Optimismo.- Es un estado de ánimo, que ve y juzga las cosas o situaciones, en su aspecto más favorable y está asociado con la alegría, la felicidad, el entusiasmo.

 Alegría.- Dios nos creó para la alegría y nos dio una estructura ósea para sonreír siempre. Nuestra calavera es risueña.

 Inteligencia.- La persona inteligente se adapta al medio, a su realidad; y pone soluciones.

 Gratitud.- Reconocer los beneficios recibidos y devolverlos de la misma u otra manera.

RECUERDA:

“El trabajo es una bendición de Dios y sólo quien ha perdido un trabajo sabe valorar el que tiene hoy”.

“Lo importante en la vida laboral es la actitud que se tiene frente al trabajo”.

Mgs. Jaime Castellanos Fonseca

“La Virgen María”, ejemplo para todas las madres.

Estándar

La virgen María, llena de gracia.- Contaba con los dones del Espíritu. Quién como ella en la paciencia, en la aceptación, en el amor, en la paz, en el servicio, en la docilidad, en el dominio propio, en la bondad, en la caridad,……

Virgen María, el Señor es contigo.- La presencia del Altísimo estaba en ella y con ella, mujer de oración, cumplidora de la Ley, mujer de fe y confianza en Dios.

Virgen María, bendita eres entre todas las mujeres.- De todas las mujeres, ella dedicada a agradar a Dios en las diferentes etapas de su vida: buena hija, honrando a su padre y a su madre; como esposa, mujer amorosa, cariñosa, respetuosa, fiel a su marido; como madre mujer ejemplar; como vecina, mujer querida y apreciada, estuvo en las Bodas de Caná en Galilea; como seguidora de Dios la primera en decir Sí.

Virgen María, bendito el fruto de tu vientre.- Aceptó el don de la maternidad, no abortó. Los hijos son bendición de Dios, amó a su hijo hasta el extremo, lo educó en el servicio y en el amor a Dios.

Santa María, ruega por nosotros.- Ella mujer de Dios, intercede por nosotros como lo hizo con los esposos en las Bodas de Caná. Ella puede alcanzar los milagros de Jesús, aunque no sea la hora. Ella la intercesora.

Saludos a todas las madres en este año, que Dios las bendiga siempre. Ustedes tienen en María un modelo a seguir, sigan sus pasos porque ella les llevará a Jesús y Jesús al Padre.

¡Que Dios las guíe con su Omnisciencia; las proteja con su Omnipotencia y las acompañe siempre con su Omnipresencia!

 ¡Un abrazo! 

Mgs. Jaime Castellanos Fonseca